Morir por pensar (fragmento)Pascal Quignard

Morir por pensar (fragmento)

"La trampa designa una predación que se vuelve cada vez más ingeniosa, tecnófila, tecnófora, sin destino, progresiva, artificial, acumulativa, interminable. Las trampas remiten a técnicas imitadas de las costumbres de numerosos animales.
Lazos, corredores de ramas, rediles, redes, señuelos, cebos, pegamentos, descargas eléctricas, venenos, etc. Antes de las trampas completamente artificiales, primero se seleccionaron las trampas más naturales. Pantanos donde se atoraban las patas, los cascos, las garras; desfiladeros que encerraban las manadas, las tropillas, las jaurías; vados donde las manadas dudaban; rocas escarpadas de donde caían relinchando o mugiendo; montes que las demoraban; cuevas donde se metían para dar a luz, sobrevivir, hibernar, arañar los muros. La técnica es el fin sin fin de las sociedades humanas.
La aproximación es puramente ofensiva, es solitaria, es heroificante. Supone un extraordinario conocimiento del medio» del comportamiento de la presa, de su cuerpo particular de los puntos anatómicos mortales. Tesis. La aproximación fue la cacería humana por excelencia en los tiempos prehistóricos. Define el devenir héroe en las sociedades más antiguas. Haber matado por sí solo al oso le permitía al inuit que pudiera llamarse inuit, es decir, hombre, es decir aquel que sobrevivió en el duelo con lo Anterior, con el viejo hombre originario (el oso de las cavernas) cuya muerte lo inviste, cuyo despojo lo consagra. Es hombre aquel que mató a su padre y que lo devoró. La aproximación es el enfrentamiento igualitario que les da a los dos animales que se enfrentan las mismas chances feroces. Ese cuerpo a cuerpo está en el origen del duelo de honor entre los samuráis del antiguo Japón, al menos hasta el edicto imperial. Ese combate constituyó el extraño rito de iniciación de la nobleza francesa, entre los aristócratas bajo Luis XIII, al menos hasta el edicto real. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com