Doble error (fragmento)Prosper Merimée

Doble error (fragmento)

"Darcy volvió la cabeza y vio a Julie, que hasta entonces se había ocultado bajo su sombrero. Se levantó precipitadamente con una exclamación de sorpresa y se adelantó hacia ella, con la mano tendida. Después se detuvo de pronto, como si se arrepintiera de su familiaridad y saludó a Julie con una profunda inclinación, y expresó en términos muy «convencionales» el placer que le producía volverla a ver. Julie balbuceó algunas palabras corteses y enrojeció al ver a Darcy parado ante ella y contemplándola fijamente.
Poco después recobró el aplomo y lo miró a su vez, con esa mirada distraída y observadora a un tiempo que las personas de mundo adquieren cuando lo desean. Era un joven alto, pálido, con unas facciones que expresaban serenidad, pero una serenidad que parecía provenir menos de un estado habitual del espíritu que del dominio que había llegado a tener sobre la expresión de la fisonomía. Unas marcadas arrugas le surcaban la frente. Tenía los ojos hundidos, la comisura de los labios se dirigía hacia abajo y las sienes comenzaban a despoblarse. No tenía, sin embargo, más de treinta años. Darcy iba vestido con sencillez, pero con esa elegancia que indica el hábito de las buenas compañías y la indiferencia respecto a un tema que absorbe a tantos jóvenes. A Julie le agradó hacer todas estas observaciones. Observó también que tenía en la frente una cicatriz muy larga que intentaba ocultar con un mechón de cabello y que parecía haber sido hecha con un sable.
Julie estaba sentada al lado de la señora Lambert. Entre ella y Cháteaufort había una silla, pero en cuanto Darcy se hubo levantado, el otro puso una mano en el respaldo de la silla, la desplazó sobre una sola pata y la mantuvo en equilibrio. Era evidente que pretendía guardarla como el perro del hortelano vigila el saco de avena. La señora Lambert se apiadó de Darcy, que continuaba de pie ante Julie. Hizo sitio a su lado en el sofá en el que estaba sentada y se lo ofreció a Darcy, que de este modo se encontró al lado de Julie. El joven aprovechó su posición aventajada y entabló conversación con la señora de Chaverny. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com