Contra Apión (fragmento) Flavio Josefo

Contra Apión (fragmento)

"Todo el mundo acepta que entre los egipcios y los babilonios desde los tiempos más remotos el cuidado de los registros y la reflexión sobre los mismos estuvo a cargo de los sacerdotes entre los egipcios, y de los caldeos entre los babilonios; también que, entre los pueblos relacionados con los griegos, los fenicios sobre todo, utilizaron la escritura en la organización de la vida y como testimonio de los hechos públicos; por tanto, no considero necesario insistir en ello. Sin embargo, intentaré demostrar brevemente que nuestros antepasados se ocuparon de sus documentos tanto como los pueblos citados -por no decir incluso más-, confiando su redacción a los sumos sacerdotes y a los profetas y que esta costumbre se ha mantenido rigurosamente hasta nuestros días y, hablando con más atrevimiento, debe seguir manteniéndose.
Desde el principio, no solo encomendaron esta labor a los mejores y a los que estaban dedicados al culto de Dios, sino que tomaron precauciones para que la casta de los sacerdotes se mantuviera pura y sin mezcla. Pues quien participa del sacerdocio, para procrear debe unirse a una mujer de la misma raza y, sin considerar la fortuna ni las demás distinciones, investigar sobre su familia, consultando en los archivos la genealogía de sus padres y presentando numerosos testigos. Y esto no lo hacemos sólo en Judea, sino que, en cualquier parte donde se encuentre un grupo de nuestra raza, esta regla sobre los matrimonios es observada rigurosamente por los sacerdotes. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com