Barba Azul (fragmento)Max Frisch

Barba Azul (fragmento)

"Se sobrevalora la memoria de la gente que lee todos los días la prensa sensacionalista. Puedo ir sin más a un kiosco donde hace pocas semanas estaba todavía mi retrato: Schaad sin coartada / El caballero Barba Azul a juicio / Médico casado siete veces. Además, llevo el mismo traje que llevaba en el juicio. Incluso cuando me compro unas gafas nuevas y el óptico, después de haber apuntado él mismo mi nombre, tiene que mirar los ojos del cliente para medir la distancia que hay entre las pupilas, ni aun entonces me siento reconocido.
[...]
Estaba empapado de sudor… Sólo sé una cosa: de repente aquello era una mafia, o a mí me lo parecía; no me sorprendía: cuando voy a poner otra vez la cruz en el portaequipajes, resulta que me han robado el coche. ¡Delante de los que habían visto aquello! Pero ellos no saben nada, o ya no están...
Salir de viaje no sirve para nada: Japón, por ejemplo, donde nadie sabe que me han acusado, ni nadie ha oído a los testigos; luego, con la mano extendida sobre la rodilla izquierda, o la derecha, estoy sentado en un banco de los jardines imperiales de Kyoto y oigo el informe pericial del psiquiatra.
[...]
Jardines de rocalla, etc., las pescadoras de perlas en tal o cual sitio; esto es cosa que la gente conoce aunque no hayan estado nunca en el Japón. No es bastante para una coartada. Aunque cuente cómo la masajista japonesa se pasea por mi columna vertebral con sus pequeños talones, esto no demuestra que hoy me encuentre en el Japón; también esto puedo haberlo leído en alguna parte. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com