Paréntesis en zoología para represar a la palabra “Amor”Luis Pastori

Paréntesis en zoología para represar a la palabra “Amor”

"Por la jirafa,
que aspira a morder la luna;

por la cebra,
que al nacer se revolcó en un banco
recién pintado;

por el asno,
que se robó la flauta de Bartolo
y que piensa –como todo el mundo-
que la grama es verde y que la luna
es oro;

por el galápago,
que heredó el peto de Amadís de Gaula
y que afirma, con risa subcutánea,
que su concha de anacrónica Edad Media
fue modelo en las fraguas de la Muerte
para el tanque blindado de esta guerra;

por el ratón,
que anda siempre temiéndole al estoque
de Hamlet;

por el mono,
que ahora sí tiene miedo de ser hombre;

por la mariposa,
cromática reducción del aeroplano;

por el loro,
dictáfono de chicos y grandes de la casa…

Y por todos los que a tiempo no acudieron
al refugio del Arca, y no sintieron
el bronce de las voces patriarcales,
Alicia –Sherezada, Blanca Nieve-
Alicia, mirlo blanco, yo te quiero!

(Del corazón del pez saltó Esmeralda)
y Aquiles del talón del oso blanco,
Penélope a la tela de una araña
y el gordo Tartarín a Rocinante).

Alicia: Jezabel, Martha, María.
Alicia: fuente limpia, rama nueva.
Alicia, uva del tiempo, corza mía.
Alicia, mirlo blanco, yo te quiero! "



El Poder de la Palabra
epdlp.com