Farándula (fragmento)Marta Sanz

Farándula (fragmento)

"Un fotógrafo se acercó demasiado y Daniel dio un respingo que sacó a Valeria de su alelamiento. El ganador de la Copa Volpi estuvo a punto de proferir un insulto mientras miraba con aprensión al fotógrafo. Respiró por la nariz tres veces, se corrigió, dibujó una sonrisa —nunca una metáfora respondió tan fielmente a la realidad—: «Hey, tío, qué susto.» «¿Hey?», pensó Valeria. Daniel palmeó la espalda del fotógrafo y le concedió un primer plano mientras apuntaba a la cámara con el dedo índice. A Valeria el desasosiego de Daniel no le pasó desapercibido y se alegró de que, pese a su aparente desparpajo, su amigo eterno sufriese. Tenso, escamado, como un consumidor de cocaína. Aunque a Valls lo único que le gustaba era el vino y su tensión debía de proceder de otra parte. Hoy a Valeria esas tensiones le importaban un rábano. Ella, además de enfadada, estaba empezando a aburrirse. «Aquí, aquí, Daniel, mira aquí.» Si no hubiera estado enfadada, a Valeria Falcón le habría molestado el tuteo: «Puto democrático tuteo, aterrador y escandinavo.» Ni a su abuelo ni a su tía ningún fotógrafo se hubiese atrevido a tratarlos de tú. Pero hoy le daba igual. Al día siguiente se repitió el pie de foto que acompañaba las imágenes de los dos amigos: «Como en los viejos tiempos.»
Los actores posaban adelantando un pie y los fotógrafos buscaban la mejor luz. Los curiosos —de mirada aviesa o idólatra o las dos cosas simultáneamente— se ponían de puntillas lanzando fotos con sus móviles desde el otro lado de un cordón que marcaba las distancias. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com