La extraordinaria familia Maclaughlin (fragmento)Margaret Wilson

La extraordinaria familia Maclaughlin (fragmento)

"En aquel mundo primitivo no había lugar para un hombre poltrón, ya que la base sobre que descansaba la sociedad aquella era el trabajo, y un trabajo arduo y duro. Para los hombres esparcidos por aquellas praderas, la vagancia tenía el mismo estigma que la cobardía y reputaban realmente por cobarde al hombre holgazán, ya que no hacía frente al enemigo común: la pradera inculta. Cierto que su madre no se cansaba de repetir que su hijo no era muy fuerte. Pero muchos afirmaban que la costumbre de su madre de estar siempre pendiente del muchacho, de alarmarse ante sus frecuentes accesos de tos, de prodigarle los mimos y zalemas que solía, era precisamente lo que en gran parte estropeaba al muchacho y le convertía en un inútil.
Wully se había mostrado siempre más tolerante para con su primo que lo acostumbrado por la mayoría de sus parientes. No le cabía en la cabeza en realidad que un hombre fuera capaz de hacer ostentación de algo tan vergonzoso como la debilidad física y el poco empuje para el trabajo. Solía incluso defenderle. Afirmaba que si Peter no quería ser granjero, resultaba necio obligarle a aquella ocupación. Si su primo deseaba marcharse hacia el Oeste para comenzar allí algo nuevo, ¿por qué no le dejaban partir en paz? Era posible que en otras actividades pudiera desenvolverse. Pero la madre, ciega en el amor por su hijo, no gustaba de oír tales cosas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com