Mil grullas (fragmento)Yasunari Kawabata

Mil grullas (fragmento)

"Era una campanilla color añil, probablemente silvestre, y del tipo más común y corriente. Los tallos de la enredadera eran delgados y las hojas y el capullo muy pequeños. Pero el verde y el azul profundo eran tranquilizadores; caían sobre el cuenco de laca roja oscurecida por el tiempo.
La doncella, que había estado con la familia desde la época de su padre, era, a su manera, imaginativa. En la calabaza estaba estampado el sello con la firma en laca desteñida y, sobre la caja de aspecto antiguo, la marca del primer dueño, Sotan, que, si era auténtica, hacía que el cuenco tuviera unos trescientos años de antigüedad.
Kikuji no sabía nada acerca de las flores para acompañar el té; tampoco era probable que la mucama estuviera bien informada. Para el té de la mañana, sin embargo, le pareció que la campanilla era apropiada.
La observó un buen rato: en un cuenco que había pasado de mano en mano durante tres siglos, una flor que se marchitaría durante la mañana. ¿Era más apropiada que esas flores occidentales en el Shino de trescientos años de antigüedad? Pero había algo inquietante en la idea de una campanilla cortada. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com