Judas (fragmento)Amos Oz

Judas (fragmento)

"Después de que se mudaran a Hadar Hacarmel, cuando él tenía dos años, el padre empezó a trabajar en la Oficina Gubernamental de Cartografía. Al cabo de unos años, junto con un húngaro delgado llamado Laszlo Vermesh, abrió una oficina privada de cartografía y fotografía aérea. El piso del Hadar Hacarmel era pequeño, dos habitaciones estrechas y una cocina con el techo siempre ennegrecido por el humo del hornillo y del infiernillo. Cuando su hermana Miri cumplió doce años, sacaron a Shmuel de la habitación que compartían y trasladaron su cama al pasillo. Allí se pasaba horas tumbado de espaldas y mirando embobado las telarañas de encima del armario. No se podía invitar a amigos allí porque el pasillo era oscuro y porque, de hecho, casi no tenía amigos. Tampoco en estos momentos, añadió sonriendo desde la espesura de su barba, tenía apenas amigos, salvo la novia que lo había dejado y se había casado de repente con un hidrólogo de éxito llamado Nesher Shereshevski y los seis componentes del círculo para la renovación socialista que se habían escindido en dos facciones, una mayoritaria y otra minoritaria. Tras la escisión ya no tenía ningún sentido, sobre todo porque las dos chicas del grupo habían decidido irse con la facción mayoritaria.
Vio la mano de Atalia sobre la mesa frente a él y, como en un sueño, dirigió los dedos hacia ella. A medio camino se arrepintió. Era muchos años mayor que él, y le dio vergüenza y también miedo de provocarle una sonrisa burlona. Pensó que Atalia, con su edad, podía ser su madre. O casi. De repente se quedó paralizado. Como si de pronto se hubiese dado cuenta de que había ido demasiado lejos. Su madre, de pequeño, solo lo tocaba muy de vez en cuando. Normalmente no escuchaba lo que él decía, porque sus pensamientos vagaban hacia otros lugares. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com