El Teniente Gustl (fragmento)Arthur Schnitzler

El Teniente Gustl (fragmento)

"Pon atención, Gustl: has venido para ello al Prater en medio de la noche, donde no puede molestarte ningún alma… ahora puedes reflexionar con calma… Lo de América y lo de renunciar al servicio es absurdo; eres demasiado limitado para empezar algo distinto… Si llegaras a cumplir cien años y recordaras que alguien quiso partir tu sable, que te llamó «imbécil» y te quedaste ahí, sin poder hacer nada… No, no hay nada qué reflexionar… a lo hecho, pecho… también lo de mamá y Klara es una tontería… Ya lo superarán, todo se supera… ¡Cómo lloró mamá cuando murió su hermano, y a las cuatro semanas no pensaba en eso!… Solía ir al cementerio… primero cada semana, luego cada mes… y ahora sólo va en el aniversario de su muerte… Mañana es el día de mi muerte… Cinco de abril… ¿Me transportarán a Graz? ¡Ja, ja! Los gusanos tendrán ahí su festín… Pero no me importa, que se preocupen los otros de eso… ¿Qué más me da todo eso?… Sí, los cuatrocientos sesenta florines para Ballert… eso es todo… no tengo que tomar ninguna otra resolución… ¿Escribir cartas? ¿Para qué? ¿Y a quién?… ¿Despedirme?… Al diablo con todo eso: matarse es un mensaje suficientemente claro… Eso basta para que los demás sepan que uno se despidió… Si los demás supieran que todo el asunto me da lo mismo, no me tendrían lástima… ¿Y qué fue lo que saqué de la vida? Aún me hubiera gustado participar en una cosa: la guerra… pero para ello tendría que haber esperado mucho… Todo lo demás lo conozco… Me da lo mismo que una persona se llame Steffi o Kunigunde… Ya vi las mejores operetas… y fui doce veces a Lohengrin… incluso esta noche estuve en un oratorio… y un panadero me llamó «imbécil»… ¡Basta de una vez, por todos los cielos!… Ya no puedo sentir curiosidad alguna… Así es que volvamos a casa, despacio, muy despacio… En realidad no tengo ninguna prisa… Un par de minutos más descansando en el Prater, en la banca… ¡sin techo!… No volveré a tenderme en la cama… Me sobrará tiempo para dormir… ¡Ah, el aire!… Lo extrañaré. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com