Con la vida del otro (fragmento)Carlos Llopis

Con la vida del otro (fragmento)

"ROSAURA: ¡No hace falta decirle que por usted no siento más que desprecio, asco! ¡El asco que todo indeseable inspira a una mujer decente!
ARTURO: ¡Señorita!
ROSAURA: Seré una esposa fiel y sumisa porque a ello me obligan mi educación y mis creencias, pero no espere nunca que nuestro trato pase de una aparente cordialidad frente a los extraños. A solas no existiremos el uno para el otro. ¿Comprende? (ARTURO MEDIO ATONTADO, NIEGA). Que yo seré su esposa, pero no seré su mujer.
ARTURO: (POR DECIR ALGO) ¡Ah!
ROSAURA: ¿Pero qué clase de hombre es usted que la apetencia de un título le lleva a emplear procedimientos tan ruines? ¡Tenía la esperanza que al oírme, si no la caballerosidad, porque no la conoce, se revelase en usted la hombría, la dignidad, el orgullo, por lo menos! ¿No ha oído que me repugna, que le odio, que le tengo asco?
ARTURO: ¡Sí!
ROSAURA: ¿Y a pesar de ello...? ¡Es usted más despreciable de lo que creía!... (PEQUEÑA PAUSA) ¡Ya no me queda más que rogar, pero yo no suplico! (SE PASA LAS MANOS POR LA FRENTE) ¡Queda a su elección la fecha de la boda, y espero que antes de salir para la Iglesia me enviará a casa los papeles que tiene firmados por mi padre! ¡Aguardo con ansia el día que pueda llamarme Señor Viuda de Valdéz! (ARTURO VA A HABLAR) Cada uno tenemos nuestra aspiración, usted, ser Conde de La Fonseca. Yo, ser viuda lo antes posible. ¡Miserable! (MUTIS POR FORO DERECHA. ARTURO QUEDA PERPLEJO. PAUSA).
ARTURO: ¿Conde de la Fonseca?... ¡Conde de...! ¿Dónde escuché yo...? (PIENSA. RECUERDA DE PRONTO. VA AL JARRON Y LO HACE GIRAR ABRIENDO EL CUADRO. REGISTRA. SACA UNO DE LOS SOBRES Y LEE) ¡Conde de la Fonseca! (LO ABRE. REPASA LOS PAPELES QUE HAY DENTRO Y DA UN SILBIDO) ¿Habrá sido él el que...? (SUENA EL TELEFONO. ARTURO CON EL SOBRE EN LAS MANOS, CIERRA LA CAJA Y VA A DESCOLGAR). ¿Diga?... ¿Qué hay inspector?... ¿Desde el bar?... ¿Lo atraparon?... ¡Ah! ¡Un hombre joven! ¡El que llamó era un hombre joven!... ¡Si, si! No por aquí... nada de particular... ¡Dos mujeres! Una tal Nelly, amiga mía, bueno, amiga del otro... Y la otra era... una admiradora de Víctor Valdéz... ¡Quería un autógrafo! ¡Claro que no! Ignoro cómo firmaba el otro y... pero encontré unos papeles que seguro servirán para el caso y voy a mandárselos... ¡Si, si! ¡Sí!... ¡No, no se preocupe; al contrario, esto empieza a ser interesante... ¡adiós inspector, a sus órdenes! (CUELGA). No lo agarraron pero era un hombre joven..., y el padre de esa muchacha no puede ser joven. (MIRA EL SOBRE, LUEGO TOMA LA GUIA DE TELEFONOS Y LA OJEA). F...F...F.... Fons... Fons... Fonseca... ¡Conde de la Fonseca! (VA A LA MESITA, TOMA UN SOBRE, METE EN EL LOS DOCUMENTOS, CIERRA EL SOBRE Y ESCRIBE) Señorita Rosaura... Alvarado, calle de... (CONSULTA LA GUIA. POR LA VENTANA DEL FORO APARECE MARIANO. DE UNOS VEINTE AÑOS. AL VER A ARTURO DESAPARECE POR VENTANA DEL FORO HACIA LA IZQUIERDA, VOLVIENDO A SURGIR POR LA PUERTA VIDRIADA. SACA UNA BROWNING DEL BOLSILLO Y AVANZA HACIA ARTURO. CUANDO ESTA A MITAD DE ESCENA, ARTURO QUE HA TERMINADO DE ESCRIBIR Y DA LA VUELTA, MARIANO LO APUNTA). ¡Soco...!
MARIANO: ¡Ha llegado tu hora! (DISPARA ANTE EL TERROR DE ARTURO Y DEL CAÑON DE LA PISTOLA SALE UNA MUÑECA)
ARTURO: ¿Eh? (MARIANO SE ECHA A REIR AL TIEMPO QUE SALE NELLY POR SEGUNDA IZQUIERDA)
NELLY: ¡Ya está!
MARIANO: ¡Nelly!
NELLY: ¡Trujillo! (SE ABRAZAN). ¿Vos aquí?
MARIANO: ¡Sí, vine a felicitar a éste! ¡Yo no me olvido!... (ARTURO SE TAMBALEA Y CAE AL SUELO SIN SENTIDO).
NELLY: ¡Víctor, Víctor! (VA A EL. SALE ANTONIO CON UNA LISTA)
ANTONIO: Jamón, frutas... "



El Poder de la Palabra
epdlp.com