Historia/Historia (fragmento)Reinhart Koselleck

Historia/Historia (fragmento)

"De este modo, la filosofía de la historia condujo a un cambio en el papel del futuro. El pronóstico pragmático del futuro posible se convirtió en expectativa a largo plazo de un futuro nuevo que había de marcar las conductas. Esta redefinición temporal repercutió en el concepto de historia: pasó a ser también un concepto para la acción.
Por supuesto, la tan citada expresión kantiana de que el hombre también puede predecir los acontecimientos que él mismo provoca tenía todavía una connotación irónica.
Iba dirigida contra el Antiguo Régimen, el cual, con su política inhumana, producía por sí mismo las consecuencias que temía. A la hora de medir la historia como un espacio de acción moralmente determinable, Kant era más prudente. A la pregunta de «¿Cómo es posible un historia a priori?» respondía sólo de modo indirecto, pues los hombres no hacen todavía ni mucho menos lo que deben hacer. No obstante, llegó a vislumbrar en los ecos morales de los acontecimientos de la Revolución francesa un signo de la historia (signum rememorativum, demonstrativum, prognostikon) que indicaba una tendencia global hacia el progreso. A partir de entonces, le pareció seguro que la «enseñanza que resulta de experiencias frecuentes» conduce a los hombres a fundar el plan de la naturaleza de acuerdo con una constitución en la libertad y el derecho.
Mientras que Kant apelaba a los teólogos para lo que se refiere al pasado: «pues es superstición el que una fe en la historia sea un deber y se requiera para la beatitud», desvelaba, sin embargo, el futuro de la historia en su intención práctica como susceptible de ser planificado: «Es evidente, entonces, que la filosofía también podría tener su quiliasmo».
Así, la elaboración de la Revolución francesa por la filosofía de la historia condujo a una nueva ordenación de las experiencias y las expectativas. La diferencia entre todas las historias habidas hasta entonces y la historia del futuro quedó temporalizada en un proceso en el que se consideraba un deber humano intervenir por medio de la acción.
Con ello, la filosofía de la historia desplazaba de raíz el lugar jerárquico de la antigua Historia. Desde que el tiempo había alcanzado una cualidad histórico-dinámica, dejó de ser posible aplicar las mismas reglas de antes al momento actual, como si de un retorno natural se tratase; reglas que hasta el siglo XVIII se habían elaborado de manera paradigmática. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com