Historias de médicos (fragmento)Williams Carlos Williams

Historias de médicos (fragmento)

"Lo que es posible es inevitable. Sostengo la normalidad de cualquier trastorno al que la carne sea susceptible, cualquier enfermedad, cualquier amputación. A quien piense conturbar mi inteligencia limitando el sentido de lo que digo a la exposición de una morbosidad superficial, le desafío a demostrar que sólo la salud es inevitable. Hasta que no consiga hacerlo, su ataque contra mí será estúpido.
Allons! Commençons la danse.
Suena el teléfono. Me he despertado semiincorporado en la cama, impasible, casi indiferente, pero con una abrumadora sensación de muerte oprimiéndome el pecho, como si hubiese salido a disgusto de la tumba a la que una desvirtuada nostalgia seguía arrastrándome, teniendo la sensación como de que todo ha terminado. Mi mujer está dormida, acurrucada contra la almohada. ¡Dios mío, Dios mío! ¿Cómo podré soportar el estar separado de mi compañera del alma, desaparecer, o que ella desaparezca? ¿Cómo puede vivir el hombre ante esa incertidumbre cotidiana? ¿Cómo no se vuelve loco de tristeza, de temor?
Me pregunto qué hora es. Hay un taxi que acaba de salir del club. Dong, dong, dong. Inevitable. Las tres en punto.
La luna está baja, llameando, por entre los árboles, a través del jardín de rosas en flor, sobre el césped.
Las calles están iluminadas por la luna y el inútil resplandor de las farolas, purpúreas y amarillas, suspendidas en la oscuridad, cada una encima de su circular jardincillo de flores. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com