La madeja (fragmento)Sofía Casanova

La madeja (fragmento)

"Alv. (Viendo alejarse al Marqués.) ¿Qué, te vas Alqueriz? ¡Si no nos estorbas, al contrario! Quisiera que me ayudaras á convencer á Blanca...
Marq. (Interrumpiéndole.) Chico, no. Mi especialidad diplomática no es la mediación inter cónyuges. Hasta luego.
Blan. ¡Hasta luego! (Blanca agitada va á sentarse a la izquierda y coge un libro. Álvaro se pasea impaciente irritado y luego va acercándose á ella. Pausa expresiva en este comienzo de escena.)
Alv. Te desconozco, Blanca... Escenas de celos los primeros días de llegar—hace dos semanas —y ahora coqueteos con Alqueriz.
Blan. (Con acento forzado, inseguro, que va afirmándose) Pero he ganado en amenidad.
Alv. ¡Y en desenvoltura impropia de una dama!
Blan. ¿Pues no querías que imitara á tu magnífica Lady?
Alv. Quiero que tengas recato.
Blan. (Riendo.) ¡Dios me libre!
Alv. ¡Cristo Padre! ¿Qué es esto? ¿Te has vuelto loca?
Blan. No creo... Lo que hay es que adquiero encantos para atraer y gustar á mi marido. (Movimiento de Álvaro.)
Alv. Sí, pues bonita manera.
Blan. Y en tanto pruebo la eficacia de ellos... (Baja la cabeza.) gustando á los demás... (Levantando la mirada.)
Alv. ¡Qué barbaridad!
Blan. Ninguna barbaridad... Te seducen las mujeres desenvueltas, independientes, europeizadas...
Alv. Me gusta el recato.
Blan. De puertas adentro.
Alv. Exijo que mi mujer sea... señora...
Blan. Para aburrirte con ella. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com