Helénicas (fragmento) Jenofonte

Helénicas (fragmento)

"Después de concluir el foso construyó un muro circular alrededor de la ciudad, con toda tranquilidad. Habiéndose enterado de que había mucho trigo en la ciudad por la buena cosecha del año anterior y considerando que era una lástima arruinar la ciudad y a los aliados con expediciones si se iba a emplear mucho tiempo, puso un dique al río, que era muy caudaloso y corría por medio de la ciudad. Obstruida la corriente, el agua inundó los cimientos de las casas y de la muralla. Una vez mojados los ladrillos inferiores y al no aguantar los superiores, la muralla se agrietó primero y luego cayó. Durante algún tiempo aplicaron maderos y se ingeniaron para que no cayera el torreón; pero luego acordaron destruirlo vencidos por el agua y por temor a que cayendo por algún lado el recinto amurallado fueran presa de la guerra. Los lacedemonios se negaron a pactar si no se distribuían por aldeas. Ellos a su vez, considerando que no había más remedio, consintieron en hacerlo. Cuando los partidarios de Argos y los dirigentes del partido democrático creían que iban a morir, consiguió el padre de Agesípolis darle seguridad a ellos, que eran unos sesenta, si se alejaban de la ciudad. Los lacedemonios se colocaron con lanzas a ambos lados de la ruta, comenzando desde las puertas, contemplando a los que salían. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com