La isla desierta (fragmento)Gilles Deleuze

La isla desierta (fragmento)

"Hay islas derivadas, pero la isla es también aquello hacia lo cual se deriva, así como hay islas originarias, pero la isla también es el origen, el origen radical y absoluto. Sin duda, separación y recreación no se excluyen, la separación requiere dedicación, es mejor separarse si se quiere recrear, pero una de estas dos tendencias es siempre dominante. Así pues, el movimiento de la imaginación de las islas recupera el movimiento de su producción, pero ambos tienen distinto objeto. Es el mismo movimiento, pero no el mismo móvil. Ya no es la isla la que se separa del continente, sino el hombre quien se encuentra separado del mundo al estar en la isla. No es ya la isla que surge del fondo de la tierra a través de las aguas, es el hombre quien recrea el mundo a partir de la isla y sobre las aguas. Por tanto, el hombre reinicia por cuenta propia los dos movimientos insulares, y puede asumirlos en una isla que no esté dotada de ese preciso movimiento: se puede derivar hacia una isla que, sin embargo, sea original, se puede crear en una isla que sea únicamente derivada. Pensándolo bien, ello nos da una nueva razón para que toda isla esté teóricamente desierta.
En efecto, para que una isla deje de estar desierta, no basta con que esté habitada. Si es cierto que el movimiento de los hombres hacia las islas repite el movimiento de las islas antes de los hombres, los hombres pueden ocuparlas, luego aún están desiertas, más desiertas aún, siempre que se hayan separado suficientemente, es decir absolutamente, siempre que sean suficientemente -es decir, absolutamente- creadores. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com