La Torre Oscura (fragmento)Stephen King

La Torre Oscura (fragmento)

"Las cosas en la sala eran bastante tranquilas cuando Gangli estaba en su despacho con el papeleo, o cuando había salido a hacer la ronda (que, por lo general, suponía visitar a los disgregadores que estaban resfriados en sus dormitorios), pero cuando salía, todos —enfermeras y camilleros así como pacientes— se sumían en un respetuoso silencio. Un recién llegado podía reírse la primera vez que viera a ese hombre con aspecto indefinido, de piel oscura y mandíbula prominente, deslizándose por el pasillo central que quedaba entre las camas, con los brazos cruzados por encima del estetoscopio, que llevaba colgado sobre el pecho, y las faldas de su bata blanca ondulando al viento (un disgregador había comentado en una ocasión: «Se parece a John Irving después de un lifting facial mal hecho»). Sin embargo, al que pillaba riendo no volvía a reírse jamás. De hecho, el doctor Gangli tenía una lengua tan afilada que nadie se reía de sus patines con impunidad.
En ese momento, en lugar de deslizarse sobre ellos, recorría al vuelo los pasillos, las ruedas de acero (pues su equipo de patinaje era muy anterior a los patines en línea) hacían un ruido sordo al rodar por la madera noble. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com