La habitación (fragmento)Harold Pinter

La habitación (fragmento)

"SRA. SANDS: íbamos subiendo la escalera. Pero no se ve nada en este lugar, ¿No es cierto, Toddy?
SR. SANDS: Nada.
SRA. SANDS: ¿Qué andaban buscando?
ROSE: Al hombre que se ocupa de la casa.»
SR. SANDS: Al casero. Estamos tratando de ubicar al casero.
SRA. SANDS: ¿Cómo es que se llama, Toddy?
ROSE: El señor se llama Kidd.
SRA. SANDS: ¿Kidd? ¿Así se llama, Toddy?
SR. SANDS: ¿ Kidd? No, no.
ROSE: Señor Kidd. Así se llama.
SRA. SANDS: Bueno, no es ése al tipo que estamos buscando.
ROSE: Bueno, estarán buscando a algún otro.
(Pausa.)
SRA. SANDS: Supongo que sí.
ROSE: Tienen cara de frío.
SRA. SANDS: Afuera es criminal. ¿Usted salió?
ROSE: No.
SRA. SANDS: Nosotros recién entramos.
ROSE: Bueno, pasen, si quieren, y caliéntense un poquito.
(Van hacia el centro de la habitación.)
(Acercando la silla de la mesa a la estufa.) Siéntense por acá. Ya se van a calentar.
SRA. SANDS: Gracias. (Se sienta.)
ROSE: Acérquese al fuego, señor Sands.
SR. SANDS: NO, está bien. Voy a estirar un poco las piernas.
SRA. SANDS: ¿Por qué? Si no estabas sentado.
SR. SANDS: ¿Y qué?
SRA. SANDS: Bueno, ¿por qué no te sientas?
SR. SANDS: ¿Por qué voy a tener que sentarme?
SRA. SANDS: Debes estar helado.
SR. SANDS: No.
SRA. SANDS: Debes estar helado. Acércate una silla y siéntate.
SR. SANDS: Estoy lo más bien así parado, gracias.
SRA. SANDS: NO vas a ganar nada, parado ahí,
SR. SANDS: Estoy perfectamente, Clarissa.
ROSE: ¿Clarissa? Qué nombre más precioso.
SRA. SANDS: SÍ, es lindo, ¿no? Mi padre y mi madre me lo pusieron.
(Pausa,)
Le tengo que decir que ésta es una habitación en la que uno puede sentarse y sentirse cómodo.
SR. SANDS: (mirando la habitación): Es bastante grande, irá muy bien.
SRA. SANDS: ¿Por qué no se sienta, señora.,.?
ROSE: Hudd. No, gracias.
SR. SANDS: ¿Cómo dijo?
ROSE: ¿Cuándo?
SR. SANDS: ¿Cómo dijo que se llamaba?
Rose Hudd.
SR. SANDS: Eso. ¿Entonces usted es la mujer del tipo que nombró antes?
SRA. SANDS: NO, claro que no es. Era el señor Kidd.
SR. SANDS: ¿Sí? Pensé que era Hudd.
SRA. SANDS: No, era Kidd. ¿No, señora Hudd?
ROSE: Así es. El casero.
SRA. SANDS: No, el casero no. El otro.
ROSE: Bueno, se llama así. Es el casero.
SR. SANDS: ¿Quién?
ROSE: El señor Kidd.
(Pausa.)
SR. SANDS: ¿Ah, sí?
SRA. SANDS: A lo mejor hay dos caseros.
(Pausa.)
SR. SANDS: Eso habría que verlo.
SRA. SANDS: ¿Qué dijiste?
SR. SANDS: Digo que eso habría que verlo.
(Pausa.)
ROSE: ¿Cómo está afuera?
SRA. SANDS: Está todo oscuro afuera.
SR. SANDS: NO más oscuro que adentro.
SRA. SANDS: Ahí tiene razón.
SR. SANDS: Está más oscuro adentro que afuera, tal como yo lo veo.
SRA. SANDS: NO hay mucha luz en este lugar, ¿no, señora
Hudd? ¿Me cree sí le digo que este es el primer puntito de luz que vemos desde que entramos?
SR. SANDS: La primera rendija.
ROSE: Yo no salgo nunca de noche. Nos quedamos adentro. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com