Trabalhos e paixões de Benito Prada (fragmento)Fernando Assis Pacheco

Trabalhos e paixões de Benito Prada (fragmento)

"Cuando el panadero viejo de Casdemundo estuvo seguro de que Manolo Cabra había deshonrado a su hermana, en dos segundos decidió todo. Esa misma noche lo mató en una emboscada, arrastró el cadáver al pajar y fue a encender el horno con unas vides que había comprado para las empanadas de la fiesta de San Bartolomé.
El hermano del medio se encargó de cortarle la cabeza al muerto, el panadero viejo lo preparó y después lo chamuscó bien chamuscado. A las dos de la mañana untó a Cabra de arriba abajo con el aliño, metiéndole un espeto por las nalgas. A las cinco estaba asado.
“¡Caramba”, dijo el hermano del medio, que admiraba todas las invenciones del mayor, “es a la segoviana!”
“Pero no le hincas el diente”, atajó el otro.
Mientras tanto, el más joven, vuelto ya de Pereiro, adonde había ido a avisar al Padre Mestre, manifestó deseos de capar a Manolo Cabra. El del medio miró muy serio al panadero viejo. Éste escupió enojado y decretó:
“Es todo para los perros. Ahora traed la ropa del fiel difunto, que ya no sirve para nada salvo en el infierno.”
Si le hubiesen preguntado al panadero viejo por lo que más deseaba en ese momento, habría respondido: Asarle hasta la memoria. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com