El diablo predicador (fragmento)Luis de Belmonte Bermúdez

El diablo predicador (fragmento)

"Asmodeo: Ya estoy en tu presencia;
pero, ¿qué te ha obligado
a que me llames?
Luzbel: ¿No lo has penetrado?
Asmodeo: No príncipe, si bien creo que es mucha
la causa.
Luzbel: La mayor.
Asmodeo: Pues, dilo.
Luzbel: Escucha.
Sobre este helado vestigio
en cuya forma triforme
di espanto en su Apocalipsi
al más venturoso joven,
para saber los que el yugo
de mi imperio reconocen,
en término de dos días
he dado la vuelta al orbe
y, de diez partes, las nueve
por las justas permisiones
del Criador eterno yacen
a mi obediencia conformes.
Los bárbaros sacrificios
me ofrecen, y adoraciones,
en las mentidas estatuas
de barro, de hierro y bronce.
La morisma en su vil secta,
y también otras naciones
que en una verdad disfrazan
mil diferentes errores,
sin que a ninguna de tantas
sus distantes horizontes
la disculpe de que al Dios
que todo lo hizo ignore,
pues no hubo en toda la tierra
clima tan ignoto donde
no llegasen, explicadas
por alguno de los doce
discípulos las verdades
de los cuatro historiadores;
ni parte donde el cruzado
leño, ya en llano o ya en monte,
no quedara por testigo
de su pertinacia torpe. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com