La isla encadenada (fragmento)Marcelino Domingo

La isla encadenada (fragmento)

"Las leyes que regían en Cuba la vida civil constituían una punible mistificación. "El derecho electoral que le fue concedido al cubano —dice el Manifiesto— significó un escarnio." ¿No es un escarnio el derecho electoral en España? "Las inclusiones y exclusiones de electores —sigue el Manifiesto— y las controversias a que puedan dar lugar esas operaciones se deciden por lo que se llama Comisión permanente de las Diputaciones provinciales, y los miembros de esa Comisión son nombrados por el gobernador general. No hay para qué decir que sus mayorías han sido siempre adictas al Gobierno. En caso de que algún elector se encuentre lesionado por las resoluciones de la Comisión permanente le queda el recurso de acudir a la Audiencia del distrito. Pero las Audiencias están compuestas, casi en su totalidad, de magistrados europeos, están supeditadas a la autoridad del gobernador general y son meros instrumentos políticos en su mano. Tanto por los amaños de la ley como por las irregularidades cometidas y consentidas en su aplicación, los cubanos apenas tuvieron representación en el Parlamento, y se han visto privados también de la representación que les correspondía en las Corporaciones locales, y en muchos casos han sido totalmente excluidos de ellas. Cuando, a pesar de todos los obstáculos legales y de la parcialidad del Poder, han conseguido pasajeras mayorías, ha procurado y ha logrado el Gobierno anular su triunfo. Una sola vez logró, el partido autonomista la mayoría en la Diputación provincial de la Habana; en esa misma vez el gobernador general nombró de entre los españoles la mayoría de la Comisión permanente. Con procedimientos semejantes han ido siendo expulsados los cubanos de los Cuerpos municipales. Por eso últimamente se ha dado el hecho escandaloso de que en el Ayuntamiento de la Habana no se sentara un solo cubano. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com