Recuerdos de Gustav Mahler (fragmento)Alma Mahler

Recuerdos de Gustav Mahler (fragmento)

"Fue la primera vez que oí ensayar una obra – y más una obra suya – día tras día desde la primera lectura. Una obra que era nueva y extraña para mí, muy extraña al principio, se me hizo gradualmente tan familiar que pronto comprendí toda su belleza y aprendí la entrada de cada instrumento. Después de esto, compartí con él la experiencia de oír cada una de sus obras desde el sonido de la primera nota hasta la última vez que la dirigía, fueron los momentos más inolvidables y elevados de mi vida.
[...]
Eran las cinco en punto y las punzadas eran dolorosas. Desperté a Mahler, se vistió y fue a buscar a la partera. Luego hizo todo lo posible por mitigar mi dolor. Lo mejor que se le ocurrió fue leer a Kant en voz alta. Yo estaba sentada en su escritorio y me retorcía de dolor. El tono monótono de su voz me enloquecía; no podía entender una palabra de lo que decía y finalmente no lo pude soportar más. Pero ahora sé que tenía razón: la concentración mental es una manera de superar el dolor, sólo que en aquellas circunstancias el libro había sido mal elegido; era demasiado difícil de comprender. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com