Stello (fragmento)Alfred de Vigny

Stello (fragmento)

"Con todos estos larguísimos relatos y los aún más largos silencios del doctor Noir, la noche había llegado. Una lámpara alta iluminaba una parte de la habitación de Stello, pues esa habitación era tan grande, que la iluminación no podía alcanzar ni los ángulos ni tan alto techo. Tupidas y largas cortinas, muebles antiguos, armas puestas encima de los libros, una mesa enorme cubierta con un tapiz que le ocultaba las patas y sobre esta mesa dos tazas de té. Todo ello era sombrío y brillaba de manera intermitente, según los destellos de la llama rojiza de un gran fuego, o bien se adivinaba a medias por el centellear amarillento de la lámpara. Los rayos de esa lámpara caían verticalmente sobre el impasible rostro del doctor Noir y sobre la frente de Stello, que relucía como un cráneo de marfil pulido. El doctor fijaba sobre esa frente un ojo inmóvil cuyo párpado nunca se cerraba. Parecía hacer un silencioso seguimiento del curso de sus ideas y de la lucha que tenían que librar contra las del hombre del que había decidido conseguir la curación, como un general que contemplase desde una altura el ataque de su cuerpo de ejército abriendo brecha y el combate interior que le quedaba por ganar contra la guarnición, en medio de la fortaleza tomada a medias.
Stello se levantó bruscamente y se puso a caminar a grandes zancadas de un lado para otro de la habitación. Llevaba la mano derecha debajo de la ropa, como para contenerse o desgarrarse el corazón. Solo se oía el ruido de sus tacones golpeando sordamente sobre la alfombra y el silbido monótono de un hervidor de plata colocado sobre la mesa, fuente inacabable de agua caliente y de delicias para los dos conversadores nocturnos. Stello andaba deprisa e iba dejando escapar exclamaciones de dolor, dudas penosas, ahogados juramentos, imprecaciones violentas, naturalmente hasta donde esos signos podían manifestarse en un hombre a quien los modales de la buena sociedad habían inculcado la contención como segunda naturaleza. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com