Unos guantes viejos (fragmento)Jorge Cela Trulock

Unos guantes viejos (fragmento)

"Pasado un rato se despertó. El aparato todavía sonaba con esas canciones que les grabó Nacho. Abrió los ojos y no dijo nada, era la luz de la esperanza que se hizo. Revoloteaba por la habitación sin demasiada cordura, para allá, para aquí, cualquiera sabe el camino que recorrió. Pero era cierto todo aquello. Los ojos se impregnaron de aquellos efluvios. Ya no se necesitaba más, por lo menos en esos momentos. Ya pasó todo, pero el recuerdo hace que se busque con más ahínco el camino que seguramente no existe, que se tendrá que inventar, hacia la nieve de aquellas montañas donde el búho caza por las noches, donde la procesionaria deja el fantasmal reguero a su paso, donde el gato montés si existiera encorvaría el lomo antes de lanzarse sobre su presa: el conejo, el ratón, el osezno; donde el hombre ya dejó sembrado de miseria todo lo pisado por él.
Es la era de los depredadores y de los carroñeros, acaso las únicas especies que viven bien. Podríamos inventar el juego de la distinción: debe distinguir en unos segundos, lo que se convenga, a qué especie pertenece la persona que se le va a nombrar a continuación. Deberá decir en unos segundos, ya le digo, si mengano es depredador o carroñero. Es un juego, sin duda, como todo. Ya lo sabe usted, si no es depredador y si no es carroñero es usted, sencillamente, mejor, peor, regular. Se trata de que los políticos sigan haciendo su política encaminada a sangrar como en las películas, aquellas de la edad media, con caballos, brujas y recaudadores de impuestos por las bravas, los depredadores para que los carroñeros, los dulces pájaros coman mierda y caviares. Es una enseñanza. Vote usted a los suyos. Aquellos que por nacimiento deben proteger al protegido, pero que con una finta en el aire, el doble o el triple salto mortal, se convierten en lo contrario: bandoleros del pueblo, guardianes de los poderosos y de sus madres. Debe ser que es así. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com