Encadenado al viento encadenadoMiguel Fernández González

Encadenado al viento encadenado

"Encadenado al viento encadenado,
unges tu fría boca con las sales
de una playa mortal de catedrales
alzadas de preguntas por tu lado.

Si te acercas al templo, abandonado
de tu sombra perenne, entre las cales
que han de guardar tus huesos inmortales
como un olvido cruel de tu reinado.

Si al volverte de espaldas, la ciudad
es tan sólo recuerdo de tu fuego,
dime que harás en esta eternidad.

Qué tributo heredaste y qué condenas,
oh Prometeo, hermano a donde llego
solo a la soledad de tus cadenas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com