Amabile (fragmento)Charles-Joseph de Ligne

Amabile (fragmento)

"Nada demuestra mejor lo vanas que son las reputaciones que lo fácil que resulta engañar al más pintado. Apuesto cualquier cosa a que Voltaire habría picado si, en una cena en su casa, yo hubiera preparado de antemano a un bobo para que representase el papel de hombre de espíritu: le habría sorprendido. Incluso dos bobos que sólo tuvieran la destreza de ser cómplices el uno del otro, se reirían de medio mundo. Por eso no hay que dejarse impresionar por las cenas de gente ingeniosa. Para saber qué hombre posee verdaderamente ingenio, hay que cogerle recién levantado. Si antes de haber reunido sus ideas y retomado sus frases es capaz de un destello, un hallazgo, una réplica, de fuerza o de ingenuidad, a buen seguro es hombre de espíritu.
[...]
La imaginación seduce más por escrito que de viva voz. Las grandes alas han de plegarse para acceder a un salón. Si es demasiado viva, demasiado ardiente, hay que refrenarla, pues en la conversación el mucho fuego enfría, los muchos venablos hieren, el mucho ingenio humilla. Para gustar, hay que saber rebajarse y ponerse a la altura del común.
[...]
Deberíamos, sobre todo al envejecer, cuidarnos del mal humor, y preguntarnos si no nos equivocamos en lo que decimos, pensamos, desaprobamos. No habría tantos gruñones en el mundo, sobre todo entre las mujeres. Una minucia las pone a morir, porque el mal humor de no ser ya jóvenes las agria, de modo que creen que las razones son la razón. Las razones son casi siempre sinrazones. Habría que volver a nacer para criticar: el final de la vida pone de mal humor contra el comienzo. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com