Mamá negraViriato da Cruz

Mamá negra

"Tu presencia, Mamá - drama vivo de una Raza,
Drama de carne y sangre
¡Que la vida escribió con la pena de los siglos!

Por tu voz
Voces de las plantaciones en los arrozales y los cafetales
¡Por tu voz
(voces de plantaciones de algodón!..
Voces de plantaciones de Virginia
de los campos de Carolina
Alabama
Cuba
Brasil

¡Voces del Distrito Sur Harlem Hill
voces sinceras!
¡Voces gimiendo blues, subiendo por el Mississipi, mientras hacen eco
los vagones!

Voces llorando la voz de Corrothers:
Lord God, what will have we done
¡Voces de toda América! Voces de toda África!
Voces de todas las voces, de la voz altiva de Langston
Y la bella voz de Guillén...

Por tu espaldas
¡Brillantes espaldas que son las más fuertes del mundo!
¡Brillantes espaldas, fecundando tanto sangre, como sudor
(cultivando las tierras más ricas del mundo!

Brillantes espaldas (ay, el color de estas espaldas..)
¡Brillantes espaldas torcidas por el "tronco", en espera de la
(horca, caídos como Lynch!
¡Brillantes espaldas (hay, como brillan esas espaldas)
resucitadas en Zumbi, en Toussaint levantadas!
Brillantes espaldas...
¡Brillan, brillan, exploradores del jazz
revienten, revienten, los grilletes del Alma
evádete, oh Alma, con las alas de la Música!
...el brillo del Sol, el Sol fructífero
inmortal
y bello.

Por tu pecho, Madre,
Otras gentes se han reunido
con la voz de la ternura de los niños
de tu leche alimentados
de bondad y poesía
de música, ritmo y gracia...
santos poetas y sabios...

Otras gentes… no tus hijos,
bestias en aumento
animales de granja, cosas varias,
más son hijos de desgracia:
la azada es su juguete
trabajo esclavo, forzado.

Por tus ojos, Madre
veo océanos de dolor
Claridad en la puesta de sol, paisajes
paisajes rojos
Dramas…
Mas veo (Oh! lo veo!...)
Mas veo también que la luz robada a tus
hijos, ahora resplandece
demoníacamente tentadora - con la Certeza...
firme centelleante - como la Esperanza-
y en nuestros hijos, tus hijos,
generando, formando, anunciando..

el día de la humanidad. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com