Mundo de extraños (fragmento)Nadine Gordimer

Mundo de extraños (fragmento)

"Steven, vistiendo toga de graduado universitario, estaba en el centro; la fiesta se desarrollaba a su alrededor, con calma al principio, luego animada como por arte de sus faldones negros y holgadas mangas, que revoloteaban en torno al mástil de su energía. Cuando llegué a la casa de Sophiatown (Sam había hecho todo el camino para venir a buscarme porque Anna Louw no iba a la fiesta) había como una docena de jóvenes de pie a lo largo de las paredes de la habitación. Unos se apoyaban en el hombro de los otros y pasaban un cigarrillo de mano en mano para darse lumbre. Murmuraban algo entre sí de vez en cuando, de repente se echaban a reír o soñaban, como hacen los vagabundos. Steven se les reunió varias veces, cogiéndose con entusiasmo del hombro de uno, inclinando la cabeza para contar un chiste confidencial a algún otro. Parecían haberse vestido con lo primero que había caído en sus manos: uno llevaba una camisa blanca recién salida de la lavandería y unos pantalones de franela con un caprichoso cinturón y se colgaba de un amigo que llevaba un suéter completamente deshilachado y unos andrajosos pantalones cuyos bajos, tiesos de tanta grasa de automóvil, estaban recogidos alrededor de sus piernas desnudas con clips de ciclista. Llevaban holgadas y peludas chaquetas de tweed americanas que debían de haber sido hurtadas a algún espantapájaros, inmundas y viejas gorras, caprichosos alfileres de corbata dorados, sandalias de playa rotas, zapatos de piel de Suecia impecablemente cepillados. Sus rostros tenían el lustroso aspecto de jóvenes que se han pasado la vida en la calle, observando; observando a una removedora mecánica de tierra excavar un solar, a una bomba de incendios chillar o a un borracho serpentear de una alcantarilla a otra. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com