La belleza del demonio: la Quintrala (fragmento)Antonio Bórquez Solar

La belleza del demonio: la Quintrala (fragmento)

"Y en esta soledad, circuida de esclavos, es decir, de bestias. Ni látigos con púas de alambres, ni marcas candentes, ni la muerte de hambre en los cepos... apenas si las agonías que producen me causan, al contemplarlas, una leve voluptuosidad. ¿Es que acabaron para mí los placeres de la vida? Pero ¿qué placeres tiene la vida? ¿Los del amor? Engañosos son, vanos, fugaces... y hay que tomarlos en la sombra y en el silencio como el ladrón la hacienda ajena.
Al verme ahora vieja, con los senos nacidos, obesa, balanceándome al andar, yo que fui más derecha que un huso, me enciendo en ira y me dan ganas de matar. ¡Ah! poco disfruté de mi juventud y de mi hermosura Pero ¡cómo! si todo el mundo estaba conjurado contra mí... todo el mundo no: la vejez, la fealdad, eternas envidiosas del amor y del placer por inalcanzables cuando las carnes se hacen blanduchas y se apaga el ardor de la sangre. Sí, predican la castidad y el decoro cuando ya no tienen fuerzas para continuar en la crápula.
Esta noche tan hermosa es una mofa cruel a mi soledad y a mi impotencia para el amor, el único goce de la vida; para el amor, del cual han hecho un crimen y yo no sé por qué... ¡Qué recuerdos de otras noches cuando también subía a los cielos, ágil y discreta, la luna con su modestia luminosa! Entonces mis cabellos eran finas espigas doradas, hoy grises hilazas de cáñamo: mis ojos azules lucientes, hoy hondas cisternas obscuras
Ni mis riquezas ya me sirven. ¡Pero si nunca me sirvieron sino para poner muralla de oro en los oídos de los oidores...! Mis días serán, pues, más y más negros; no, más y más rojos, porque apuraré en carne esclava la voluptuosidad del dolor. ¿Yo sufro? Entonces que todo el mundo sufra. Mi desencanto, mi hastío, mi odio, han crecido como ríos salidos de madre.
Hermosa noche, luna de brillante plata, aurora rosada, olorosa rosa, amor columbino, me insultáis con vuestra belleza y con vuestra inocencia; y yo os odio y os maldigo. .. Mi destino ha sido amar, odiar y matar. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com