El mal oscuro (fragmento)Giuseppe Berto

El mal oscuro (fragmento)

"Habría hecho cualquier cosa con tal de no disgustar a mi médico analista, y ésta, entre muchas otras razones, enfurecía por lo general a mi mujer, la que afirmaba que tenía más consideraciones por aquel fulano que me estaba sacando un montón de dinero sin hacer otra cosa que no fuera oírme hablar que por ella, lo cual era absolutamente falso, pero la verdad es que mi mujer, además de su incompetencia en relación a los temas psicoanalíticos, estaba muy enamorada de mí, o así parecía, y en realidad era posesiva, egocéntrica y descuidada, como me lo explicaba muy bien el médico, y le molestaba cualquier persona, y hasta cualquier cosa o actividad, que me sustrajera de ella aunque fuese sólo temporalmente, y en lo referente al psicoanálisis intuía que, por medio de una transferencia, me había llegado a conseguir el padre que me convenía, un padre a quien podía amar incondicionalmente, desde el momento en que no me fastidiaba de continuo como mi verdadero padre a pesar de haber muerto; por el contrario, éste me perdonaba de buena gana todos mis pecados, también debido a que, después de todo, parecía que para él los pecados no existieran, por lo menos los míos, o sea parecía que siempre había realizado mis malas acciones condicionado por algo, lo que quería decir que en determinadas circunstancias no habría podido actuar mejor que de la manera en que lo había hecho, así afirmaba el médico analista, y estoy seguro de que lo habría afirmado también en el caso de que hubiera estuprado a mis cinco hermanas, y eso lo hacía diferente a mi padre verdadero, y también a mi mujer, se comprende, pero aquí en esta historia el personaje que interesa es más mi padre que mi mujer, y él especialmente en la primera fase de nuestra lucha, tenía siempre propensión a descubrir, en las distintas cosas que entre nosotros no funcionaban bien, mi culpa, aunque muchas de esas cosas, especialmente las que se referían a la convivencia familiar y a la marcha de los negocios, funcionaban mal sin que yo tuviera la menor participación en ellas. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com