Sweat (fragmento)Lynn Nottage

Sweat (fragmento)

"Evan: No es un sitio muy grande. Es lógico que más tarde o más temprano tuvierais que encontraros.
Chris: Había pasado tanto tiempo estando enfadada con Jason, pero estando allí ni siquiera sabía lo que estaba sintiendo.
Evan: De acuerdo. Estas cosas nunca son simples. Yo tuve uno de esos carcamales aquí, duro como una piedra. Se marchó, hizo las paces y cruzó tantos puentes que ya prácticamente caminaba sobre el agua. Se dio cuenta de que el perdón era el más fácil de sus dos caminos.
Chris: No tengo ni idea acerca de todo eso. Mierda. Aún recuerdo cuando me sentaba en el bar yo sabía que no querría la misma cerveza de culo liso que Stan siempre solía derramar. Sabía que tenía que conducir hasta casa de Philly esa noche y quedar en el club con algunos amigos. Y al día siguiente tenía planeado ir a Albright. Me sentía realmente libre, como la primera vez que tenía otras opciones aparte de robar o pillar una resaca. Y podría irme. Y hoy sería...
Evan: No.
Chris: Odio la forma que tiene la gente de mirarme ahora. Tengo la sensación de que pueden ver lo que he hecho. Rezo por eso. Pido perdón. Pero cada mañana me despierto presa del mismo pánico. Todo lo que veo es una puerta cerrada, y cuando finalmente reúno el suficiente coraje para abrirla, me conduce a otra puerta cerrada.
(Evan teclea. Habla con Jason.)
Evan: ¿Quizás deberíais sentaros y hablar?
Jason:... Sí, te escucho. He estado pensando.
(Jason sonríe.)
Evan: Eso es nuevo. Mira, sé lo que estás evitando, pero, hombre, no te culpo, pero...
Jason: No debería pensar en ese día en el bar hace ya mucho tiempo. Ahora no puedo quitarme de la cabeza esa idea. Cada rincón de esta ciudad que recorro me recuerda justo ese día. Es como si toda la ciudad hubiera estado en ese bar ese día y se hubiera vuelto del revés tal como a mí me pasó.
Evan: Recibí una llamada en relación a que te estabas peleando en el albergue. ¿Es eso cierto? ¿Dónde has estado durmiendo estos días?
Jason: En casa de mi madre me sentía demasiado deprimido y un amigo me dejó una tienda de campaña y un saco de dormir, así que he estado de acampada en el bosque con otro par de chicos. Es fácil.
Evan: Voy a necesitar una dirección.
Jason: No me cuesta nada. Es más fácil que tener que aguantar la música de los lechos del albergue. Nadie me llama.
Evan: Pronto hará frío.
Jason: Bien, cruzaré ese puente en su momento. Desde que me encontré con Chris me ha resultado imposible concentrarme. Intento averiguarlo, ¿sabes? ¿Qué sucedió? Sólo recuerdo una furia ciega. Y no me la he podido sacudir de encima. Es como una chaqueta de lana que llevara todo el jodido tiempo. Alguien me mira mal. Quiero golpearlos en la cara, y no sé por qué.
Evan: No te va a gustar lo que tengo que decirte, pero he de hacerlo. Por vergüenza.
Jason: ¿Cómo?
Evan: He visto suficientes chicos en tu misma situación como para saber que con el tiempo es algo paralizante. No soy un terapeuta. No soy el tipo adecuado para hablar acerca de todo esto, pero de lo que estoy seguro es que no es una emoción productiva. La mayoría de la gente piensa que es la culpa o la ira la que termina por destruirnos, pero sé por experiencia que es la vergüenza la que corroe nuestro interior hasta que desaparecemos. Dale tiempo. Nosotros estamos hablando y podemos continuar con esta conversación, pero ¿qué vas a hacer con respecto a dónde estás ahora? ¿Me escuchas? "



El Poder de la Palabra
epdlp.com