Berruguete y su obra (fragmento)Ricardo de Orueta

Berruguete y su obra (fragmento)

"A más de estos y otros documentos que se podrían traer a colación, todos los críticos han notado en el sepulcro del cardenal Tavera tal diferencia de estilos y calidades, que por ello y por ser esta la última obra de Berruguete llegaron a suponer que éste habría muerto sin terminarla y su hijo Berruguete y Pereda se habría encargado de labrar el resto, a lo que se opuso el Sr. Martí y Monsó, probando con documentos que el padre, antes de morir, la había dejado concluida y hasta aprobada por los peritos. En el retablo de Cáceres, otra de sus últimas obras, juzgando su manera, no cabe tampoco duda de que no puso su mano más que en la historia de San Francisco, aunque también se echa de ver que si no labradas por él, las otras historias han sido ejecutadas por sus cartones. Por último, hay grandes relaciones, que en otro lugar explicaré, entre la Transfiguración de Úbeda, que nadie duda que sea suya, y el retablo de la Capilla del Obispo, aquí en Madrid, que se atribuye a su discípulo Giralte, lo que parece indicar que hubo una participación de éste en aquel trabajo.
En esta casa no vivía, con la familia, la madre del artista doña Elvira González, que continuó en Paredes de Nava hasta los años 1542 ó 1543 en que debió fallecer, cuando su hijo Alonso trabajaba en Toledo la sillería de aquella catedral. Durante el tiempo que duró esta obra, o parte de él cuando menos, debieron ir a esta ciudad su esposa e hijos, puesto que allí nació el menor de éstos en 1544, viaje que se explica fácilmente, puesto que allí tenía el artista, por cuenta del Cabildo, casa holgada y taller. En todos los demás tiempos de la vida del escultor aparece siempre su familia viviendo en sus casas principales de Valladolid, cuando no era en su señorío del lugar de la Ventosa. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com