Historia de los musulmanes de España (fragmento)Reinhart Dozy

Historia de los musulmanes de España (fragmento)

"Antes de morir había recomendado Moauia a su hijo Yezid que vigilase incesantemente a Hosain, hijo segundo de Alí, porque ya no existía Hasan, que era el mayor, y que vigilase igualmente al emigrado Abdalá, hijo de aquel Zobair que había disputado el trono al yerno del profeta. Ambos eran peligrosos, en efecto. Cuando Hosain encontró a Abdalá en Medina, le dijo: —Tengo serias razones para creer que el califa ha muerto. —En este caso, ¿qué piensas hacer? —le preguntó Abdalá. —Jamás reconoceré a Yezid como soberano; es un borracho, un disoluto, y tiene una pasión furiosa por la caza. Su interlocutor guardó silencio, pero pensaba lo mismo. Yezid I no tenía ni la moderación de su padre, ni su respeto a las conveniencias, ni su afición al reposo y al bienestar; era imagen fiel de su madre, una fiera beduina, que, como ella misma afirmaba en hermosos versos, prefería el silbido de la tempestad en el desierto a una música armoniosa, y un trozo de pan, comido bajo la tienda de campaña, a los más exquisitos manjares que le servían en el soberbio palacio de Damasco. Criado por ella en el desierto de los Beni-Kelb, Yezid era más bien un jefe de tribu entronizado, que un monarca y un sumo pontífice. Menospreciando el fausto y la etiqueta, afable con todo el mundo, jovial, generoso, elocuente, inspirado poeta, aficionado a la caza, a la danza, al vino y a la música, no experimentaba más que una tibia simpatía por la fría y austera religión de que el azar le había hecho jefe, y a la cual su abuelo había combatido sin resultado. La devoción, casi siempre falsa; la piedad, a menudo ficticia, de los veteranos del islamismo, chocaba con su franca naturaleza; no disimulaba su predilección por el que los teólogos llamaban el tiempo de la ignorancia; se abandonaba sin escrúpulo a los placeres prohibidos por el Corán; se complacía en realizar todos los caprichos de su espíritu fantástico y voluble, y no se molestaba por nadie. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com