La nube púrpura (fragmento)M.P. Shiel

La nube púrpura (fragmento)

"Era un tipo extraño, desde luego, un escocés de Ayrshire, alto, macilento, con el pelo de un rubio leonado; solía andar por las calles de Londres vestido con unas ropas de lana áspera, una manta escocesa echada al hombro, y una vez le vi en Holborn, con aquellos andares más bien frenéticos que tenía, cara de pocos amigos, y hablando solo. Casi no había hecho más que llegar a Londres y abrir una capilla (creo que en Fetter Lane), cuando aquel pequeño sitio empezó a llenarse de gente; y cuando unos años más tarde se trasladó a otro edificio grande en Kensington, toda clase de personas, incluso venidas de América y de Australia, se agolpaban para oír los truenos y amenazas que lanzaba, aunque no fuese en modo alguno una época inclinada a entusiasmarse con ese tipo de profeta y de profecías hechas desde el púlpito. Pero no hay duda de que aquel hombre despertaba los fuertes y tenebrosos sentimientos que duermen en el corazón: tenía unos ojos muy singulares y poderosos; su voz empezaba en un susurro e iba aumentando, como las bolas de nieve, hasta acabar en un estrépito muy parecido al que producen las masas de hielo allá en el Norte, mientras que sus ademanes eran tan toscos y rudos como los de un salvaje de una época primitiva. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com