Aventuras del bachiller Trapaza (fragmento)Alonso de Castillo Solórzano

Aventuras del bachiller Trapaza (fragmento)

"Con esto le conté cuanto pasaba y le mostré el relicario, y por remate de esta plática, le dije que porque se asegurase de mí, aquella misma noche me determinaba partirme de Nápoles y venirme á Sicilia. Algo se sosegó el rey con esta satisfacción que le di, y quisiera que me ausentara por su serenidad, y también tenerme consigo que me amaba mucho. No me dio licencia para partirme, sino me mandó que me estuviese en mi casa retirado. Yo no quise con esto hacerme culpado, y así, previniendo una galera, me embarqué en ella con mis criados; se levantó tormenta en el mar, y resultó de ella el perdernos todos, y yo, por milagro del cielo, vine á salir á nado en donde el mismo permitió que hallase vuestro amparo.»
Aquí dio fin Rugero á su relación, habiendo estado Lucendra colgada de ella, mudando semblantes conforme los sucesos de ella. Lo que después resultó fue que los dos amantes quedaron muy conformes de quererse mucho hasta disponer el casarse, dando al duque, su padre, cuenta de esto.
Antes que á ello se llegase se remedió por otro camino, y fue que al rey le vino una carta del de Nápoles en que le pedía le hiciese saber si en Sicilia había derrotado una galera del príncipe de Salerno, porque corría nueva que se había anegado.
Quien trajo esta carta era un caballero napolitano, el cual, mientras esta diligencia se hacía, acertó á ver al príncipe, aunque disfrazado, el día antes del torneo, y supo que servía encubierto en casa del duque de Calabria; se lo dijo al rey la noche misma que fue acabado el torneo, conque el día siguiente fue llamado del rey. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com