Desplazar el centro (fragmento)Ngugi wa Thiong'o

Desplazar el centro (fragmento)

"Uno de los aspectos más obvios en los que el imperialismo ha afectado al desarrollo de la literatura africana ha sido en la elección de la lengua de los escritores. Durante la etapa colonial del imperialismo occidental en África, las lenguas africanas fueron reprimidas y se dio a las lenguas europeas un estatus que hizo de ellas el vehículo ineludible para la autodefinición de los pueblos africanos. El resultado de esas políticas ha sumido a África en una flagrante contradicción: estas lenguas siguen siendo los idiomas oficiales en África en la actualidad, y, sin embargo, no son las lenguas de la mayoría de personas que habitan en África. Una vasta mayoría de ciudadanos de cada una de las nacionalidades africanas, es decir, los campesinos y el proletariado, siguen usando sus lenguas propias. Y, con todo, los escritores africanos ven como algo necesario y natural el hecho de escribir en lenguas europeas sobre campesinos y obreros africanos.
Así pues, una de las primeras cuestiones con las que se debe enfrentar un académico es la de la identidad: ¿Qué puede considerarse literatura africana? Dado que incluso hoy en día sigue esperándose que los africanos escribamos en lenguas europeas, mi decisión de escribir en una lengua africana ha despertado interesantes reacciones en algunos académicos. A veces, dicen: «Oh, pero entonces nosotros no podremos acceder a esta literatura. ¿Por qué te has vuelto tan chovinista?». En estos comentarios no es difícil apreciar la asunción de que escribir en una lengua africana es alejarse de lo que se considera normal, convertirse, de hecho, en una anomalía. Pero, en realidad, son las anomalías las que se han convertido en normalidad. Lo que es normal en las demás civilizaciones, en el resto de sociedades, en todas las épocas de la historia, se ha convertido en África en anormalidad. Una vez que la realidad se ha pervertido por completo, todo el mundo empieza a ver las cosas al revés. Esta visión invertida ha sido muy conveniente para los académicos que se han ocupado de la literatura «africana», porque les ha ahorrado la necesidad de tener que aprender lenguas africanas para enfrentarse con la literatura producida -y con las realidades encarnadas- en esas lenguas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com