La función Delta (fragmento)Rosa Montero

La función Delta (fragmento)

"Esta noche se ha repetido la vieja pesadilla. Hacía años que no la sufría y, sin embargo, ha vuelto a mí idéntica en todos sus detalles. Me sueño a mí misma durmiendo en una cama pequeña y sonrosada, en una vaporosa cama virginal. Y me sueño despertando, levantándome y asomándome al espejo. Ése es el comienzo del horror: ahí, reflejada en el azogue, me descubro repentinamente convertida en una anciana, como si en el transcurso de la noche alguien me hubiera robado media vida. Me miro y me miro, horrorizada, intento reconocerme bajo las arrugas, bajo la piel decrépita. Sé que si consigo llegar hasta la noche y dormir de nuevo lograré recuperar al día siguiente mi juventud y lozanía. Pero también sé que no tengo posibilidades de llegar, que el día es fatídicamente largo, que tengo ya mi fin agazapado en las ojeras. Entonces me siento en una esquina de la cama infantil y procuro permanecer perfectamente quieta, sin apenas respirar, para ahorrar fuerzas, para no desgastar más mi repentino organismo de anciana, en un intento que yo sé inútil y desesperado por sobrevivir hasta la noche salvadora. Antes, en aquella época en que esta pesadilla abundó en mis sueños, me despertaba sudorosa y agotada, y durante unos instantes, gozaba de la eufórica certeza de que todo era mentira, de que yo era aún joven y tenía toda la vida por delante. Pero esta madrugada mi despertar ha sido agónico y angustioso, ha sido una simple prolongación de mi delirio. Porque es cierto que la carne se me desploma y se me arruga, porque en realidad me siento enferma y vieja, porque he intuido que mi tiempo se acababa. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com