Reunión en el restaurante Nostalgia (fragmento)Anne Tyler

Reunión en el restaurante Nostalgia (fragmento)

"Cody esperó en la acera. Vio a su hermano despedirse con un beso de buenas noches; un beso tan torpe e inepto que sintió cierta satisfacción. Luego Ezra se reunió con él y brincó a su lado, desmañado pero alegre. —¿Verdad que es especial? —le preguntó a Cody—. ¿No te encanta? —Hummm. —¡Tengo que preguntarte muchas cosas! Quiero cuidar bien de ella, pero no sé cómo hacerlo. ¿Qué hay de un seguro de vida? ¡Cosas así! Se espera tanto de un marido, Cody. ¿Me ayudarás? —Será un placer —respondió Cody. Hablaba en serio. Cualquier pequeño resquicio por donde pudiera entrar serviría. Al final Ezra se calmó, aunque seguía dando la impresión de borbotear y reírse por dentro. De vez en cuando tarareaba unos cuantos compases, muy bajito. Cuando ya estaban llegando a casa, después de pasar por delante de edificios a oscuras cuyos ocupantes hacía mucho que se habían acostado, sacó la maldita flauta y se puso a tocar. Era vergonzoso. Y exasperante... «Le Godiveau de Poisson» otra vez. Típico de Ezra, tener como tema favorito la receta de un plato de marisco. Cody caminó a su lado en silencio esperando que un vecino llamara a la policía. O al menos que se abriera una ventana y alguien gritara: «Eh, vosotros. ¡Silencio!». Pero nadie lo hizo; cómo no: Ezra, el niño bonito, el favorito de todos, tocaba la flauta por la calle y salía impune. Un domingo por la mañana Cody se presentó en la puerta de Ruth... o más bien en la puerta de la señora de cara pastosa y descolorida que era la patrona de la pensión donde vivía Ruth. La señora toqueteó temerosa un guardapelo que llevaba colgado al cuello y Cody se sintió obligado a retroceder un paso, para demostrar que no era un atracador. Le dedicó su sonrisa más caballerosa. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com