El primer viaje (fragmento)Denton Welch

El primer viaje (fragmento)

"Paul y yo bajamos a tierra en Port Said con los señores MacDonald. Después de que nos persiguieran y nos atracaran, y después de haber ido de compras, nos sentamos a descansar en la terraza del hotel. El señor MacDonald pidió bebidas. Yo examiné mis paquetes. Había comprado dulces turcos con pistachos de un verde brillante y un fez. Me apetecía llevar el fez con un esmoquin de terciopelo, y ser como Disraeli en 1830.
Mientras íbamos por la ciudad yo pensaba que en cualquier momento me iban a proponer que comprara fotografías obscenas. Me había imaginado a los comisionistas tirándome de la manga y sugiriéndome que fuera a ver algún espectáculo extraordinario. Incluso había temido que en los portales con bombillas rojas hubiera putas que se me insinuaran.
Por estas razones iba nervioso, pero cuando no me pasó nada me sentí decepcionado. Port Said, después de todo, no era más que un zoco donde se vendían dulces, telas de diseños egipcios de las que se cuelgan tras los aguamaniles en las casas de huéspedes y pequeños lápices telescópicos, en forma de obelisco, estampados con jeroglíficos. Volvimos al barco y me lavé el pelo con desinfectante, ya que de repente sentí una gran aprensión por si los egipcios me hubieran pegado algún piojo.
Desde entonces nos deslizamos larga y silenciosamente por el Canal de Suez, con el suave desierto a ambos lados y el agua lamiendo los barcos de la orilla cuando pasábamos. Me quedé tomando el fresco en la cubierta hasta muy entrada la noche, mirando el desierto y el cielo azul oscuro. Durante el día veíamos pasar camellos, montados por hombres envueltos en harapos, de aspecto miserable, que algunas veces nos cantaban o nos gritaban en un tono de voz muy alto, como el de las plañideras. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com