Semmelweis (fragmento)Louis Ferdinand Celine

Semmelweis (fragmento)

"En este instante se encuentra tan cerca de la verdad que está a punto de abrazarla. Todavía está más cerca cuando se le ocurre obligar a lavarse las manos a todos los estudiantes, antes de que se acerquen a las embarazadas. Cabe preguntarse acerca del «por qué» de esta medida, puesto que no respondía a nada en el espíritu científico de la época. Era una pura creación. Y así, hizo instalar lavabos en las puertas de la clínica y dio orden a los estudiantes de limpiarse cuidadosamente las manos, antes de cualquier reconocimiento o maniobra en una parturienta.
Pero, indiferente al principio, hostil después, la rutina, a la que había olvidado demasiado, le esperaba para golpear su impulso. Al otro día, la rutina entró tras los pasos de Klin.
A su llegada a la clínica, Semmelweis le habló de la medida de aseo que deseaba realizasen los estudiantes, pidiéndole que él también se sometiese personalmente a la misma. ¿En qué términos fue hecha la proposición...? Evidentemente, Klin exigió una explicación de este lavado previo, que le parecía, a priori, enteramente ridículo.
Sin duda, pensó incluso en una vejación...
Semmelweis, por otra parte, no podía darle una respuesta plausible o suministrarle una teoría conveniente, ya que él sólo tentaba el azar. Klin se negó de plano.
Semmelweis, nervioso por tantas vigilias agotadoras, se encolerizó, olvidando el respeto que debía, a pesar de todo, al peor de sus maestros. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com