El volumen de la ausencia (fragmento)Mercedes Salisachs

El volumen de la ausencia (fragmento)

"Observar el diminuto jardín frente al Banco de Bilbao casi con ternura: «Si volviera a ser niña me convencería de que ese fragmento de grama y esos pequeños arbustos son parte de un parque.» Un parque extenso, lleno de seres microscópicos pugnando por alcanzar cimas altas como los humanos.
Eso era lo que solía hacer ella cuando descubrió la vida: imaginar imposibles poéticos y vivirlos a su modo como si fueran reales.
Decirse que la imaginación puede modificar la vida. Y esforzarse en verlo todo distinto de como lo ha visto hasta ahora.
Contemplar las enormes palmeras que se extienden a lo largo de la acera simultaneándose con los sicómoros y las farolas que antiguamente se encendían con gas. Pensar que todo tiene un significado; que nada está ahí fortuitamente. Que acaso lo que va encontrando a su paso tiene la misión de guiarla, de hacerle ver que los impulsos no deben coartarse, que ella no está ahí, avanzando hacia las Ramblas, para ser una más en el engranaje absurdo que arrastra a los restantes peatones.
Sobre todo, hay que desligarse de cualquier convencionalismo. Por ejemplo: esos espacios publicitarios ostentando carteles enormes, falsamente optimistas, anunciando productos de belleza o bebidas sin alcohol. Nada en esos letreros es real. Lo real es lo que no se explica. Lo que jamás se anuncia: esa boca vacía de alimentos, ese corazón vacío de amor, esos ojos vacíos de compasión...
Detenerse ahora frente al delfín negro que se alza frente al Banco Atlántico. Imaginarse montada en él para surcar mares nuevos y llegar a tierras desconocidas. Tierras donde se desconozca el dolor, el cansancio, el egoísmo, la majadería, la falsedad, la injusticia.
Tierras vírgenes de tiranías, en donde respirar no suponga pagar un tributo a toda clase de muertes. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com