Robo: una historia de amor (fragmento)Peter Carey

Robo: una historia de amor (fragmento)

"Ella no era nadie, una ayudante de una ayudante, una mecanógrafa con una IBM Selectric rojo chillón con todas las letras agrupadas en una bola que giraba y golpeaba páginas encabezadas por «informe de la reunión». Vestía blusas de Bill Blass y zapatos de Paco Rabanne con tacones pornográficos pero vivía en un cuchitril caluroso y sin ascensor en los límites más peligrosos de la Quince Oeste, con el baño en la cocina, en el número 351, a solo cuatro casas de la Novena avenida, y por las tardes se quedaba en la oficina porque se estaba más fresco y nadie orinaba en las escaleras ni ningún otro sitio que no fuera el habitual. Olivier Leibovitz trabajaba hasta tarde a menudo y, una vez que Marlene había ido al departamento de arte a robar bolígrafos punta fina, se lo encontró manejando una Lazy Lucy, uno de aquellos proyectores enormes a base de ruedas y poleas que ampliaban y reducían imágenes antes de que se popularizaran los ordenadores.
Solo más tarde se le ocurriría a Marlene que Olivier era un ejecutivo de cuentas y que por tanto no pintaba nada en el departamento de arte, igual que ella. Pero en aquel momento le intrigó que reaccionara con vergüenza. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com