Flores de verano (fragmento)Tamiki Hara

Flores de verano (fragmento)

"Desde el cielo empezaron a llover octavillas en las que se anunciaba un inminente ataque aéreo. Cuando se puso el sol, los habitantes de la ciudad, comenzaron a huir en masa, aterrorizados. La alarma todavía no había comenzado a aullar, pero río arriba, en los descampados de los suburbios y en las faldas de las colinas, la gente se arremolinaba en grupos. Colocaban todo lo que habían traído consigo sobre la hierba: mosquiteras, ropa de cama e incluso utensilios de cocina. La línea ferroviaria de Miyajima llevaba todo el día congestionada, y a esa hora la situación había empeorado. El impulso de huir era instintivo, pero las autoridades pronto se ocuparon de dar órdenes estrictas para que nadie se marchara. La prohibición de evacuar al personal considerado imprescindible en la defensa aérea estaba en vigor desde hacía cierto tiempo. En un intento por mantener el control, colgaron listas de nombres y edades en las puertas de las casas. Por la noche, soldados y policías armados se apostaron con bayonetas en los cruces y en los puentes. Trataban de intimidar a las masas que huían para obligarlas a defender la ciudad con sus propias vidas. No obstante, hordas de gente escapaban en desbandada, como ratones acorralados, burlando la vigilancia como podían. Por la noche, en su huida, Shōzō se fijó en las casas junto a las que iban pasando. Desde luego, las vacías eran mucho más numerosas que las que estaban aún habitadas. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com