Las Indias no eran colonias (fragmento)Ricardo Levene

Las Indias no eran colonias (fragmento)

"De acuerdo con el principio de que el vínculo entre la metrópoli y estas provincias imponía estudiar en conjunto sus problemas económicos, dice: «Debemos mirar la América bajo dos conceptos. El primero en cuanto puede dar consumo a nuestros frutos y mercancías; y el segundo en cuanto es una porción considerable de la monarquía en que cabe hacer las mismas mejoras que en España».
La segunda parte del Proyecto económico está dedicada a América y comprende once capítulos, En el primero el autor hace interesantes reflexiones generales sobre aquellos dominios. Recuerda Ward que en la época de Felipe II florecían en España y en los Países Bajos todo género de fábricas cuando las naciones europeas no tenían colonias en América. Entonces, la exclusión de géneros extranjeros tenía todo su efecto, pues España surtía a Indias de sus propios productos y los retornos eran todos suyos» Pero cuando en lo sucesivo se mudaron todas estas circunstancias favorables a España, entonces debía de tomar estas nuevas medidas proporcionales al tiempo; y habiéndose abierto camino los extranjeros a nuestras Indias, el medio de conservar aquel comercio era facilitar de todos modos la extracción de nuestros frutos y géneros, cargándolos de pocos o ningunos derechos. Con esto los productos que irían de Cantabria, Galicia, Cataluña y otras provincias baratas, sin mucha carga del flete, se venderían a los mismos precios con poca diferencia que las mercancías extranjeras: y no teniendo ganancia el contrabandista, no hubiera tomado cuerpo el comercio ilícito: la conservación de aquel consumo habría mantenido nuestras fábricas y agriculturas en su antiguo floreciente estado y los retornos de Indias, que habrían quedado en el reino, compensarían abundantemente al real erario la libertad de derechos y de la salida de España. Lo contrario de todo eso es lo que se hizo...
Sin contar con la distancia y extensión de aquellos dominios, ni con la proximidad de las colonias extranjeras, ni con la necesidad de aquéllos y la imposibilidad de surtirlos hoy a España... hemos establecido, sin quererlo ni pensarlo, un sistema que ha aniquilado los intereses de España y que hoy no es tan fácil de desbaratar; pues hallando nuestros americanos tanta ventaja en tratar con los extranjeros, han tomado unos y otros de acuerdo tan buenas medidas, que aunque gastase el rey en el resguardo todo cuanto le producen las Indias, jamás se lograría excluir los géneros extranjeros, si no se dispone que los de España se den poco más o menos al mismo precio. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com