Pasiones griegas (fragmento)Roberto Ampuero

Pasiones griegas (fragmento)

"Recostado en la cama del Casa Santo Domingo tuvo de improviso la convicción de que Françoise le mentía, que no era dueña de su situación, que no estaba en el trópico para transitar ordenadamente de la condición de soltera a la de casada, sino para huir de la incertidumbre que la carcomía en relación con su futuro. Su mirada a ratos esquiva, su voz trémula, los silencios prolongados y sus preguntas imbuidas muchas veces de ingenuidad, dejaban entrever la duda que la atormentaba con respecto a su novio. Esa actitud le recordaba a Bruno las tribulaciones que años atrás advirtiera en la hindú ahora desaparecida, y las de la cubana casada con un predicador fanático que la hastiaba. Sí, esas relaciones habían surgido bajo los mismos síntomas de soledad y desorientación que exhibía Françoise, al calor de confesiones inesperadas hechas por ambas mujeres sobre sus maridos.
Fulki se había casado con Manohar, empresario de origen indio radicado en San Francisco, en un matrimonio pactado por su padre. Al cumplir los dieciocho años, ella sería desposada por Manohar y viajaría de Calcuta a Estados Unidos, donde viviría en una imponente casona frente al Pacífico. Sin embargo, cuando ella tenía diecisiete años y sin que amase a su futuro esposo, pues nunca lo había visto en persona, le obsequió su virginidad a un compañero de escuela de quien se había enamorado. Lo hizo en el lecho junto a la ventanilla de un tren que corría de un extremo al otro de la India. Se habían amado durante catorce noches y días, siete de ida y siete de vuelta, saliendo apenas del compartimiento que el muchacho había alquilado para esa luna de miel clandestina. Cuando Fulki regresó a casa y le confesó todo a sus padres, estos conservaron el secreto para que ella pudiera casarse y ellos salir de la pobreza. Al cumplir los dieciocho, cumplió el pacto y viajó a Estados Unidos, tal como estaba estipulado. Nunca se enteró el marido de lo ocurrido con el himen de su mujer, porque él sufría de eyaculación precoz y ansiaba formar un hogar con una mujer de su misma cultura. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com