Un debut en la vida (fragmento)Anita Brookner

Un debut en la vida (fragmento)

"El caso es que al final acordaron que Helen y George pasarían diez días con Molly en Hove. La señora Cutler prometió que aprovecharía para hacer limpieza a fondo en el dormitorio y llevó a Helen a la peluquería para que causara una impresión envidiable a su antigua amiga, a la que llevaba algunos años sin ver. Ruth tuvo que ocuparse del equipaje, llena de asombro y compasión al repasar los montones de ropa revuelta, deprimente y deslucida guardada en galanes y armarios. No tenía tiempo para lavarla, pero la planchó toda con mucho esmero. El equipaje de George, inmaculado, lo preparó en menos de una hora.
A pesar de todo, llevaban muchas maletas. Y, como Helen se negaba a hacer viajes largos en coche, porque decía que se mareaba, Ruth, no sin cierto reparo, compró dos billetes de primera y pidió un taxi para que los llevara a la estación Victoria. El día de la partida amaneció nublado y con temperatura suave; prometía ser muy caluroso. Helen, que iba dando traspiés con los zapatos, porque había perdido la costumbre de calzarse y de un tiempo a esta parte le fallaban los pies, se dejaba cigarrillos encendidos en los platitos mientras buscaba inútilmente un pañuelo de gasa, la novela que estaba a punto de terminar o la media botella de brandy sin la que nunca salía de viaje. George, con olor a loción para después del afeitado, un pañuelo almidonado y blanco escondido debajo de la manga y The Times en su bolsa de viaje de una compañía aérea, silbaba en la acera para sus adentros, intentando convencerse de que diez días pasarían en un abrir y cerrar de ojos. Helen, con una cara que parecía de tiza en la radiante luz de la mañana, subió al taxi con vacilación. El sello de George relució al sol cuando se dio la vuelta para decir adiós a Ruth y a la señora Cutler, que estaban en la puerta. Ruth sintió una sacudida de temor. ¿Se orientarían bien en Victoria? Su madre no estaba acostumbrada a las multitudes. La señora Cutler se dio cuenta de su preocupación. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com