La señorita Mapp (fragmento)E.F. Benson

La señorita Mapp (fragmento)

"Diva dejó escapar una leve risilla mientras se envolvía de nuevo la cabeza con el pañuelo. Momentos después de la aparición de la señora Poppit, había escuchado a la señorita Mapp preguntarle, irónicamente, cómo se encontraba el rey, y en ese momento pensó que era una lástima que la señorita Mapp hubiera dicho eso.
Aunque el aborrecimiento de cualquier atisbo de esnobismo o de cualquier actitud que se le asemejara era una característica peculiar de la vida social en Tilling, el esperado paso de aquel distinguido visitante por el pueblo el sábado siguiente corrió como la pólvora por toda la localidad. Aquella mañana de mercado, antes de que las cestas de mimbre de las damas comenzaran a pesarle a sus portadoras, ya no había rincón del pueblo que no conociera la noticia. El mayor Flint se enteró de la noticia por la señora Plaistow cuando iba a coger el tranvía de las 11.20 para ir a los campos de golf. Aunque no tenía mucho tiempo que perder (porque sus labores de la noche anterior en sus viejos diarios habían provocado que aquella mañana tuviera que desayunar a una hora inusualmente tardía, aparte de un molestísimo dolor de cabeza por la intensidad del trabajo), tuvo que pararse con la señorita Mapp inmediatamente después, sin quitar ojo de su reloj, porque —naturalmente— no podía dejar de descerrajarle semejante noticia a quemarropa a su vecina, como si fuera algo de máximo interés e importancia. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com