Los iberos (fragmento)Juan Eslava Galán

Los iberos (fragmento)

"Las viviendas adosadas se levantan sobre un cimiento de piedras toscamente talladas y dispuestas en hilera, unidas con barro y calzadas donde sea menester con guijarros. Este cimiento aísla el muro de la humedad del suelo y le da la firmeza necesaria para que sostenga la techumbre. El resto del muro se construye de adobe (ladrillo seco al sol) o de tapial (barro apisonado dentro de un cajón de madera).
El adobe, que se ha seguido usando en muchos lugares de la península hasta bien avanzado el siglo XX, es el ladrillo de los pobres, secado al sol. El procedimiento de su fabricación no ha variado nada. En un hoyo del suelo se mezclan arena, tierra, agua y paja picada que se amasan con los pies pacientemente hasta que forman una masa de barro compacta con la que se rellenan moldes de madera de dos pies de largo por uno de ancho y cuatro dedos de alto y se enrasan por medio de un palo. Cuando se levanta el molde queda debajo el adobe que se deja secar al sol unos días antes de utilizarlo. El muro de adobes, dispuesto como los ladrillos, el superior tapando la juntura de los dos inferiores se cementa con mortero de barro. Los iberos construyeron con adobe incluso algunas murallas de poblados (siempre sobre zócalo de piedra). El griego Pausanias (siglo II) alaba las cualidades de estos muros de adobe que absorben los golpes de los atacantes.
El tapial, otro procedimiento constructivo que se ha usado hasta la actualidad, hace el mismo efecto que el adobe aunque en su composición, además de arcilla, agua y paja, se incluyen pequeños cantos rodados y cerámica molida. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com