Un campeón desparejo (fragmento)Adolfo Bioy Casares

Un campeón desparejo (fragmento)

"Le bastó con asomarse al Espinosa para saber que ahí, esa tarde, no estaría a gusto. Resignadamente se encaminó a su casa. Ya estaba llegando, cuando del zaguán salió una sombra en la que mecánicamente zigzagueaba un destello. Al advertir que se le venía encima el hombre (porque eso era, un hombre), se hizo a un lado. Lo vio pasar de largo y también al destello, seguramente la hoja de una navaja, que le rozó un brazo, a la altura del hombro. Antes de que se repusiera de la sorpresa, el rufiancito de la calle Viamonte, porque ése era el hombre que lo había atacado, se encaramó a la baranda del balcón y con agilidad de mono, por una hoja de la persiana, subió a la azotea de la casa. Con gran dificultad, Morales emprendió el mismo itinerario. Cuando llegó arriba alcanzó a ver al rufián sobre las chapas de zinc que techaban los baños y, momentos después, bajando al terreno contiguo. Corrió en su persecución y acaso lo hubiera alcanzado si el hombre se hubiera metido en la casa de los vecinos con el propósito de ganar la calle; pero el rufián era astuto y por el caño de bajada del agua subió al techo de esa casa. Morales subió también, pero con gran esfuerzo y, comparativamente, con lentitud. Todavía trepaba, pero había llegado a una altura que le permitía ver al hombre que, después de recorrer por los techos toda la cuadra, se disponía a bajar, pero no del lado de la calle, sino a un terreno o jardín interior, lo que obligaba a Morales a seguir el mismo recorrido para no perderlo de vista. Bajó a un jardincito muy cuidado y por una puerta entreabierta, por la que seguramente entró el hombre, se metió en la casa. En el comedor de diario un padre de familia y sus hijos rodeaban la mesa, mientras la señora estaba activa con fuentes y cacerolas. El padre quedó inmóvil, en el instante previo a disparar un chorro de sifón en el vaso de vino, que inclinaba con la otra mano. Evidentemente puso toda su atención en observar a Morales, como si creyera que así desentrañaría un misterio. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com