Estación, de Las inminenciasMárius Sampere

Estación, de Las inminencias

"¡Tantas cosas
perdidas, cromos, cómics, cajitas,
estampas, divinidades, tantas y tantas
estrellas sin nombre ni posición,
y tantos pensamientos, allá arriba!

El uno, el garantizado, se me desmenuza
en los dedos; como una orden militar, admito que la vida
es tener que respirar. Ahora no, ahora reposo
en la serenidad de la familia muerta.

En la serenidad, quizás también de los colores
fugitivos, la tarde rojiza,
!oh viento perforado!, pájaros, grumos palpitantes
que seguramente regresan de las cámaras vacías
y cerradas, huevos sorbidos; en una curva viscosa
estaba el lecho que ocupaba el viajero.

Alzar los ojos, ver el cielo
es perderse por dentro. Siento el silbido
de partida, olor de humo. Estación e infancia
forman el ángulo de la perfección, de la desolación:
Dios no existe, sólo las migajas. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com